El Congo ingobernable - El Món d'Ahir | Revista d'història d’autor

Xavier Aldekoa

El Congo ingobernable

© Pere Llobera

TAM-TAM. TAM-TAM. TAM-TAM. El eco se propagó durante siglos. A lo largo de la historia, el son de la madera hueca resonó por encima del rumor de la corriente y los aullidos de la selva. De día y de noche, miles de tonos graves y agudos sobrevolaron el cauce plateado del río y sus recovecos espumosos con un objetivo: acortar las distancias en el territorio más excesivo de África, un vergel inexpugnable, trufado de minerales y surcado por ríos ensortijados. Era el sonido del idioma de la selva: cada poblado a las orillas del Congo contaba con un tambor de hendidura, una suerte de gong tallado en un tronco vaciado con varios agujeros, que permitía transmitir mensajes a lo largo de grandes extensiones. No se trataba de un lenguaje plano. Cuando alguien fallecía, se realizaba una cacería excepcional, se propagaba una epidemia o se iba a producir una visita inesperada, los lugareños hacían resonar el tambor para, en apenas unas horas, llevar un mensaje sofisticado y detallado a aldeas situadas a varios kilómetros. El receptor, a su vez, repetía el mensaje, que volvía a volar hacia las profundidades de la selva y se extendía río abajo. Pese a que no desarrollaron la escritura, los pueblos del África central idearon un lenguaje mejor adaptado a la frondosidad del terreno, sin apenas vías de comunicación terrestres: el langage tambouriné. Los exploradores del siglo xix tardaron en comprender la importancia de aquel idioma del tambor. Cuando los primeros blancos se adentraron en el Congo y navegaron río abajo se quedaron asombrados al comprobar que los pueblos a sus orillas estaban al corriente de su llegada y se habían preparado para recibirles, a menudo con las lanzas y flechas afiladas. Al descubrir el motivo, los europeos ningunearon el invento, al que llamaron despectivamente «el telégrafo de la selva». Erraron por casi una era de distancia: el langage tambouriné se había inventado más de mil años antes que el código morse.

Més

Aquest article pertany al número que dedica el dossier a "Rius".
Si et sembla interessant, pots comprar el número clicant aquí.

Suma’t a El Món d’Ahir

Aquests continguts són possibles gràcies a les aportacions dels subscriptors i lectors. I tu, ja en formes part? Fes-ho possible!

Aquest lloc web utilitza 'cookies' pròpies i de tercers per recopilar informació amb una finalitat tècnica. No es guarden ni cedeixen les dades de caràcter personal de ningú sense el seu consentiment. Igualment, s'informa que aquest lloc web disposa d'enllaços a llocs web de tercers amb polítiques de privacitat alienes a Abacus. Si continues navegant per aquest lloc web, acceptes utilitzar les galetes. Més informació

La configuració de les galetes d'aquesta web està definida com a "permet galetes" per poder oferir-te una millor experiència de navegació. Si continues utilitzant aquest lloc web sense canviar la configuració de galetes o bé cliques a "Acceptar" entendrem que hi estàs d'acord.

Tanca