La ortodoxia del color negro - El Món d'Ahir | Revista d'història d’autor

Margarita Rivière

La ortodoxia del color negro

Antonio Masiello / Getty Images

NEGRO, NEGRO Y NEGRO. La moda se reinventa a sí misma cada vez que el negro, o sea la ausencia de color, es el protagonista. Eso es el negro: el no color. Aunque hay quien asegura que lo negro es el conjuro de todos los colores juntos. Pura magia, pues. La leyenda del negro, construida por la moda, va entrelazada con la vida misma.

Color del luto y del pueblo, el negro es siempre símbolo de lo radical, de lo ultra, de la ortodoxia. También de la ortodoxia de la elegancia, ese plus especial que solo la moda otorga. La historia lo recordará como el color que vistió tiempos de cambios vertiginosos. Ese es hoy su signo: negro = vértigo. Una historia, aún por escribir, que se añadirá a la fabulosa trayectoria del no color.

El color sin color, el negro que hoy visten desde las señoras elegantes en las cenas de Navidad hasta las jovencitas rompedoras y sus parejas masculinas góticas en la calle a mediodía, ha tenido un interesante papel en la historia del traje. Si en este doble milenio se considera que vestir de negro es un must para cualquier mujer de cualquier edad que quiera expresar su adaptación a la modernidad a cualquier hora del día, siguiendo la moda pero eligiendo al mismo tiempo un clásico, en otras épocas vestir de negro significó poder, protesta, austeridad y hasta angustia existencial, duelo o tristeza.

Ligado a estados del espíritu y a la expresión del pensamiento, el negro ha sido siempre el color más fuerte de la moda y el de mayor significado simbólico en sus diversas apariciones en la indumentaria de mujeres y de hombres. Lo cual no quiere decir que vestir de negro haya significado siempre lo mismo, todo lo contrario: el negro ha servido a causas contradictorias y hasta opuestas, ha configurado el vestido de los poderosos y de quienes luchaban contra ellos y ha expresado el pensamiento de la ortodoxia en los extremos de la escala social y de las ideologías. Es decir, históricamente ha sido el menos neutral de los colores.

Més

Aquest article pertany al número que dedica el dossier a "Moda".
Si et sembla interessant, pots comprar el número clicant aquí.

Suma’t a El Món d’Ahir

Aquests continguts són possibles gràcies a les aportacions dels subscriptors i lectors. I tu, ja en formes part? Fes-ho possible!